CUBA: UN GOBIERNO CON CARACTERÍSTICAS ÚNICAS

“La justicia, la igualdad del mérito, el trato respetuoso del hombre, la igualdad plena del derecho: eso es la revolución”.  José Marti

 

Mucho se habla sobre cómo vive la Mayor de las Antillas su realidad política. Hay una idea equivocada respecto a la democracia cubana que hace pensar (al que poco sabe) que el sistema que rige fue un invento de Fidel para “perpetuarse en el poder”. El desconocimiento llega al punto en que miles de personas repiten slogans sin entender cómo funciona la política allí e incluso, hay quienes ni asocian el bloqueo que ejercen los Estados Unidos contra Cuba a la vida cotidiana del pueblo cubano. Por estas razones, es prudente aclarar que el sistema político cubano surge, como ya veremos, de la propia historia y no como copia de ningún sistema político establecido en ningún país, y que aquello que prevalece en el poder político es la decisión de millones de cubanos. Aquí, un pequeñísimo resumen que aclara un poco cómo se vota en la Isla.

En Cuba, el actual proceso electoral es parte del propio Sistema Político y surgió en 1892 cuando, de la mano del apóstol José Martí, se crea el Partido Revolucionario Cubano como un partido único que nuclea a todo el pueblo cubano. A partir del triunfo de la Revolución, el 1 de enero de 1959, Fidel Castro adopta nuevamente esta forma de gobierno, que permite una participación general que excede a los diputados y delegados, dado que de la vida política orgánica participa también la sociedad civil, a través de diversas organizaciones que existen en toda la Isla y que, por otro lado, surge como solución a las terribles condiciones a las que el pueblo cubano fue sometido por casi 57 años.

El sistema de gobierno cubano por sus características es único en el mundo. A fin de dar una idea más precisa, se debe aclarar que es el propio pueblo, y no el Partido ni ninguna organización, el que ejerce el derecho de proponer y elegir a los candidatos. No hay campañas mediáticas a favor ni en contra de nadie. Lo que sí se hace es exponer en lugares públicos la biografía de cada candidato.  Y en lo que concierne a la transparencia del acto electoral, es también el pueblo el que comprueba que las urnas estén vacías al momento de sellarse y son ellos los presentes al momento del conteo de votos.  Además, quienes custodian las urnas son los pioneros cubanos. Pero no son estas las únicas diferencias, sino que hay una serie de principios que hacen al Estado Cubano en sí: existencia de un solo poder, que es el poder del pueblo; existencia de un solo Partido; de un sistema de órganos del Poder Popular: estos órganos representativos son electivos y renovables; es el pueblo, la ciudadanía, la que controla la actividad de los órganos; los elegidos deben rendir cuenta de su  gestión; aquellos órganos estatales inferiores deben responder ante los superiores y garantiza la más alta forma de pluralidad de opiniones, criterios y acciones en el seno de la sociedad cubana. El Partido no postula ni promueve candidatos en las elecciones para los órganos de poder popular.

Para los ojos del resto de mundo, que vive – vivimos – bajo un régimen capitalista, es de difícil comprensión esto del Partido Único y quizás sea esta gran diferencia la que impida poder entender cómo funciona y se administra Cuba internamente. De todas formas, es conveniente detenerse y mirar qué es lo que ha logrado esta pequeña Isla, que está ubicada a tan sólo 180 km de los Estados Unidos y lleva una eternidad bloqueada por el país vecino. Hay información objetiva  que habla de esos logros, entre los que se puede destacar: erradicación del analfabetismo, salud y educación gratuitas para todos, atención priorizada a la niñez, la tercera edad y los discapacitados e incluso ser vanguardia en avances biotecnológicos que representan un gran beneficio para todos los habitantes de este contradictorio mundo. Pero esta información es otro cantar, aunque esté tan íntimamente ligada a las decisiones políticas del gobierno cubano.

¿Qué es lo que hace la Asamblea Municipal del Poder Popular?

Tal cual lo establece en algunos artículos la Constitución de la República de Cuba, la Asamblea Nacional del Poder Popular es el órgano supremo del poder del Estado. Representa y expresa la voluntad soberana de todo el pueblo y es el único órgano con potestad constituyente y legislativa en la República.

Está compuesta por Diputados elegidos por el pueblo, a través del voto libre, directo y secreto. Cada Municipio elige dos Diputados, como mínimo. Los candidatos son nominados por los Delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular. Hasta el 50% de los Diputados deben ser Delegados de Asambleas Municipales al Poder Popular. La Asamblea Nacional es elegida por un término de cinco años. La Asamblea Nacional se reúne en dos períodos ordinarios de sesiones al año y en sesiones extraordinarias cuando lo solicite la tercera parte de sus miembros o la convoque el Consejo de Estado. Actualmente el presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular es Ricardo Alarcón de Quesada.

 ¿Y el Consejo de Estado?

Es un órgano de Asamblea Nacional y por consiguiente debe rendir cuenta de su labor ante ella, es entre otras cosas quien ejecuta los acuerdos de esta y cumple funciones establecidas en la Constitución. Todas las decisiones del Consejo de Estado son adoptadas por el voto favorable de la mayoría simple de sus integrantes. Actualmente Raúl Castro es el Presidente del Consejo de Estado.

Texto: Jimena Riveros / Fotos: Archivo web

Se presentó en Argentina el libro “Antología de José Martí”

Con motivo del 120 aniversario del ensayo “Nuestra América” (1891) y ante la proximidad del aniversario de la caída en combate de su autor, el patriota y poeta José Martí, la Editorial EUDEBA presentó el 16 de mayo, una nueva publicación: Antología de José Martí. Dicha presentación  tuvo lugar en la Embajada de Cuba en Argentina y fue acompañada por el filme “El Ojo del Canario”, del realizador cubano Fernando Pérez, que narra la vida del Apóstol durante su infancia y adolescencia.

El presidente de la editorial, Gonzalo Álvarez, manifestó que esta obra forma parte de una colección de “Clásicos”, que son obras de pensamiento universal, que no tienen una nacionalidad o temporalidad. Esta colección fue pensada – destacó Álvarez –  para un público muy claro: los jóvenes estudiantes, tanto de escuelas secundarias como universitarias. La publicación ofrece, en este caso, cinco obras de Martí y está  compuesta por quince poesías breves.

Momentos antes de proyectar la película, el Embajador de Cuba, Jorge Lamadrid, hizo referencia a la fortaleza de los pueblos latinoamericanos y explicó que si “entendemos que esa fortaleza pasa por la integración, mantener vigente a José Martí es imperativo porque él es el paladín de la unidad”. Asimismo, destacó que en el caso de Cuba, los cubanos tuvieron y tienen  la  posibilidad de contar con intérpretes excelsos de la doctrina martiana, y citó como principal exponente al  Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Durante el encuentro, estuvieron presentes representantes de la Asociación Cultural José Martí, del Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba, del Movimiento Argentino por la Libertad de los Cinco, la Unión de Residentes Cubanos en Argentina (URCA), decanos de la Universidad de Buenos Aires y periodistas integrantes del Club Argentino de Periodistas Amigos de Cuba (CAPAC) .

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Texto: Jimena Riveros / Fotos: Gentileza Embajada de Cuba )

El Ojo del Canario

Director y Guionista: Fernando Pérez
Cuba 2010

El Ojo del Canario desnuda la vida de José Martí entre los 9 y los 17 años. Según su director más del 80 por ciento de lo que se ve en el film ha sido producto de una gran investigación y los datos pueden ser constatados, el resto responde a las interpretaciones y conclusiones que pudo imaginar Pérez.
Nos muestra un Martí curioso y con un profundo ser social que se manifiesta desde muy pequeño. Vemos a José como hijo, hermano, amigo y también compañero. Podemos ver en la brillante actuación de quien lo interpreta a muchos niños, con deseos y ambiciones vinculadas a un bienestar colectivo pero también logramos ver vestigios que nos permiten entender el visionario que supo ser.
Es una película que trasmite sensaciones e ideas. El espectador logra sentir el dolor ante la injusticia y la satisfacción de ser coherente con lo que dicta el corazón.  Un Martí desconocido está ahora al alcance de todos.-

Jimena Riveros

A %d blogueros les gusta esto: