Sus ritmos al cantar me obligan al ritual

entradas-indio-solari-gualeguaychu-ultimas-dos-12-cuotas-12558-MLA20061595602_032014-F

(Una catarsis post recital)

Todos sabíamos que la cita era en abril. Esperamos el disco nuevo “Pajaritos, bravos muchachitos” y con cierta impaciencia íbamos viendo cuanto faltaba para la venta de entradas que esta vez se vendían con poca antelación. Un destino nuevo que a la mayoría le hacía ruido por razones diversas. Las mas oídas fueron: “Es muy cerca de la capital para que toque el Indio”; “Es una cuidad muy chica. No entramos”. De cualquier modo todos pusimos piloto automático y salimos en busca de la nueva misa.

Desde dos días antes el “boca en boca” decía que se habían vendido 160.000 entradas. Más allá de la veracidad de la cifra no quedaban dudas que sería el recital de rock argentino más grande de la historia (en cuanto a entrada vendida). Como desde 1996 me dispuse a organizar mi vida para no perderme de esta nueva fiesta, vida que por supuesto no es la misma y donde la logística es lo que envuelve mi ritmo a diario.

Me preparaba entonces para viajar pero esta vez con algo que cambiaría bastante mi mirada porque viajé coordinando un micro del Mundo del Rock (empresa que se dedica a organizar viajes a recitales y con los que viajé en varias oportunidades).

Todo estaba dispuesto para salir a las 7 AM desde Constitución. Salimos un poco más tarde finalmente. Los cálculos decían que llegaríamos cerca de las 13 hs y unas horas antes ya veíamos con dificultad el horario. La ruta estaba colapsada. Ya en Zarate empezaba a pensar si la Municipalidad habría hecho las cosas bien; me preocupaba que los accesos no fueran tales pero con todos los antecedentes que hay de l recitales multitudinarios del Indio Solari no podía pasar, así que me relajaba e intentaba transmitirle lo mismo a las 47 almas que tuvieron que viajar con quien les escribe.

A medida que nos acercábamos me sentía mas lejos. Efectivamente mis temores volvían a tomar forma y esta vez con fundamentos: habían cerrado todos los accesos y combis, autos y micros ingresábamos TODOS por el mismo lugar.

Así nos recibía Gualeguaychú. Vialidad lejos de aportar generaba problemas que en algunos casos pasaron a mayores, terminando en seudo detenciones de gente que simplemente quería llegar al recital por el que venía juntando dinero desde hace meses.

Pese a estas situaciones y a las 9 horas promedio para hacer 240 km, una vez que estás ahí todo el malestar se esfuma y comienza la fiesta.

De cualquier modo creo pertinente pensar las implicancias de los problemas expresados más allá de los “ricoteros”. Se sabe que cada vez que el Indio toca se genera una microeconomía local que beneficia a casi todos los pobladores de los destinos elegidos, incluso en la mayoría de los casos se ven también favorecidos los pueblos o ciudades cercanos dada la magnitud de gente que busca lugares donde hospedarse. Todos aprovechan y sacan a la calle una parrillita y ofrecen algo para comer, otros alquilan los baños de sus casas, otros te ofrecen estacionamiento en sus galerías. También están los cientos que ofrecen remeras y souvenirs de todo tipo y color. Es un negocio redondo donde todos nos quedamos contentos. Es una entrada de dinero a la ciudad que excede lo conocido por el tiempo –escaso- en que se da y los gualeguaychuenses hicieron todo lo mejor que pudieron. Bien. Ahora pensemos: las demoras ocasionadas por la falta de accesos hizo que miles,  si, si MILES, lleguen sobre la hora al show.

Consecuentemente esas personas consumieron mucho menos de lo previsto y tampoco pudieron recorrer nada. En el caso particular del Mundo del Rock, que es lo viví de cerca, esto fue muy palpable porque estaba previsto que los 51 micros que llevaban (unas 2500 personas) se queden a hacer previa en el Club Juventud Unidad ubicado a 10 cuadras del Hipódromo. Allí, los cuerpos hambrientos y veloces podrían comer, beber algo, descansar y escuchar un par de bandas tributo. La Comisión Directiva del Club había organizado todo para brindar un buen servicio. En organizar entiéndase comprar carne y bebida para que a nadie le falte, acondicionar el lugar, contratar gente para que los ayude y así. El resultado fue que sólo dos micros llegaron entre las 13 y las 17 hs. El resto, todos después. Hagan ustedes sus cuentas.

Tripa y corazón, todos al show. Las 10 cuadras fueron casi 40 por los desvíos establecidos por vialidad. Resulta que el lugar elegido para el mítico show queda adentro de la ciudad misma. Extraño esto también. No debe ser tan grave pienso. Voy caminando y parece que no llego más. De pronto me doy cuenta que subo y bajo escalones, cordones de vereda, no se qué es pero evidentemente hay algo que no está bien. A medida que creo ir llegando me sorprendo esquivando micros parados. Si, si. Ahí mismo y hasta a 100 metros del Hipódromo hay micros que entorpecen el acceso del público que debe ir zigzagueándolos ¿Quién permitió que estacionen ahí? Me viene a la mente Mendoza y lo bien organizado que fue el estacionamiento de micros. No estamos en Mendoza, está claro.  Los controles fueron relativos y adentro “Todos a los Botes”. Había llovido y eso era un caos. Muchos se enojaran por esto, otros no lo compartirán pero así lo viví yo, con cierto desconcierto y gran desilusión. No estaba bueno lo que se veía, no podía comprar ni una hamburguesa porque tenía que pasar por una laguna, literal. El barro se metía por todos lados y el frío se sentía con intensidad.

Sale el Indio y un halo de felicidad me da en la cabeza hasta que empieza a sonar y ahí sí, me quiero ir. Se escuchaba mal. Según oí de otros muchos tuvo que ver con el lugar donde estábamos, dicen que cerca de las torres de sonido se escuchaba muy bien. Nunca lo sabre.

Me pregunté que hacía ahí, porqué tanto esfuerzo, tanto ahorro, tanto movimiento para eso. No lo sé. Los que venimos siguiendo a Los Redondos primero y al Indio después sabemos que no hay muchas respuestas, esto nos pasa irracionalmente y nos hace por momentos personas mas felices e incluso más libres. Esta vez y por vez primera nada de eso me pasó. Decidí irme. Un poco confundida pensaba si la organización del Indio no podría haber puesto de esos pisos que se ponen en otros recitales teniendo en cuenta que el día anterior al show ya era un pantanal todo. También si ya saben que meten casi 200 lucas de gente ¿no sería conveniente poner pantallas más grandes y más altas?  No se, sigo algo afectada por todo lo que no pude vivir por culpa de otros.

La lista de temas fue prolija. “Nena Nena” me hizo acordar a aquellos redondos pero desde el lugar nostálgico no porque se pareciera a lo que en mi retina había sido “Nene Nena”.  “Ya nadie va a escuchar tu remera” me confundió todavía más: pocos cantaban, mal se escuchaba, nada de veía.

Las intervenciones que hizo Solari fueron, como siempre, acertadas, lindas, cálidas. Con sentido y contenido. Con compromiso político pero no alcanza. No a mí.

El Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado deben armar una estructura acorde a lo que venden.  Aunque nadie se queje. Las bandas vamos donde nos llevan pero no está bueno que paguemos precio tan alto, y no hablo del dinero.

Veremos que sucede. Yo sigo creyendo que las cosas se pueden hacer bien o al menos mejor. Ojalá el Indio opine igual. No puede hacer un show adentro de una ciudad, a esta altura debería ser una premisa.

Me quedo entonces a la espera de la próxima misa.

 

Jimena Riveros

TANDIL VIBRÓ UNA VEZ MÁS

Tal como estaba previsto el Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado cerraron  los shows 2011 el sábado 3 de diciembre en el Hipódromo de Tandil frente a más de 80.000 espectadores.  Deleitaron con 26 canciones.

Como es costumbre de los fieles que siguen al músico a todos lados, desde varios días antes las calles tandilenses fueron cambiando su fisonomía cotidiana para pasar a ser esa foto que siempre se repite: las remeras ricoteras y las banderas que van copando los pueblos argentinos. Así día a día la capacidad hotelera se veía desbordada, los restaurantes y los paradores iban sumando dinero en sus cajas y los vecinos locales pudieron hacer una diferencia económica que sin dudas les salvó las fiestas próximas. Muchos eligieron la opción de llegar unos días antes  a la ciudad mientras que miles de personas optaron por contratar micros (ver La Previa) que llegaban el mismo sábado y que una vez concluido el recital vuelven a los puntos de partida. Todo fue transcurriendo sin mayores inconvenientes y cada cual eligió donde, cómo y con quien compartir la previa.

A partir de las 16 horas la gente comenzó a ingresar al Hipódromo bajo un sol imponente; las horas pasaban, los “ricoteros” se iban acomodando y la fresca se empezaba a sentir. Una hora después de lo anunciado en la entrada, a las 22 hs, las luces se apagaron y la conocida voz en off anunciaba a los Fundamentalistas del Aire Acondicionado y entre las 80.000 almas que allí estaban comenzaba a vibrar en los corazones “Todos a los Botes”. La lista de temas mutó del recital anterior aunque como era previsible el grueso de ellos fueron temas de la trilogía solarista, de todos modos sonaron algunos muy ricoteros como “Superlógico”, “Ella debe estar tan linda”, “Nadie es perfecto” y “Nueva Roma” que fueron recibidos con un imponente entusiasmo. “Un angel para tu soledad” y “Juguetes Perdidos” fueron dos lindos momentos de la noche que estalló cerca del final con otro clásico: “Vamos las bandas” que para seguir en la misma sintonía fue seguido de “Queso Ruso”.

El Indio habló poco a su público y se permitió, diría yo por primera vez, un mimo: Le dedico el show a su hijo Bruno que cumplía años. También le pidió a los viajantes que cuiden la ciudad “que con tanta hospitalidad nos recibió una vez más” y anunció que la próxima misa “será en septiembre o diciembre de 2012”. El cierre fue, como siempre, con Ji Ji Ji, y el pogo más grande del mundo se produjo otra vez; y así con el agotamiento que el cuerpo refiere después de vivir un momento de extasis, los seguidores del Indio fueron abandonando el templo con un dejo de felicidad en los rostros de todos.-

 

 

La Previa

Una vez más acompañamos a la gente del Mundo del Rock, los que desde hace años organizan una previa a todo trapo. Esta vez salieron 1360 personas desde diferentes puntos (Constitución, Banfield, San Isidro y Mataderos) y pasadas las 12.30 del sábado se iban acomodando en las instalaciones de la quinta “La Florida” donde estaban preparando el clásico asado con 550 kg de asado y 120 kg de chorizo y que fue servido con la colaboración de 100 personas que se dispusieron a dar una mano. Hay que destacar también los precios de las bebidas en los que no hubo abuso de ningún tipo. Era una fiesta popular y todos formaron parte. Los coordinadores de los micros estaban mezclados con la gente y la gente con ellos. Había olor a rock and roll, el fulbito no faltó como tampoco la siesta para los que querían recuperar energías para el show. La razón para que este evento salga así de bien responde al compromiso de los organizadores y también a esa cosa que significa “ser del palo”. El Mundo del Rock ofrece esta posibilidad con gran responsabilidad y con conocimiento de causa porque esto que hoy es una empresa surgió de un grupito de ricoteros y esos mismos hoy llevan a otros miles y se entremezclan para agitar en el pogo más grande del mundo.

Es una buena opción para los que disponen de poco tiempo en las misas Indias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Indio Solari: Un fundamentalista del rock argentino

El Indio Solari parió tres discos de la mano de los Fundamentalistas del Aire Acondicionado: El Tesoro de los Inocentes, editado en 2004; Porco Rex,  en 2007 y El Perfume de la Tempestad en 2010. El primero de la trilogía llegó como una suerte de oasis para los sedientos “ricoteros” que desde fines de 2001 pensaron que el poético retazo de la realidad hecho música se había terminado. Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota supo ser la banda argentina pionera en lo que refiere a que miles de personas recorran el país, e incluso salgan de él, sólo para ver un show en vivo. Fue la banda que logró aunar almas de todos lados y de diferentes clases sociales, fue la que le puso prosa a verdades cotidianas … y como eran personas las que le dieron vida a esa banda, un día se terminó. Poco importa qué pasó, lo esencial es que volvió. No la banda, sino el estigma, las sensaciones, el olor a libertad y volvió – como no podía ser de otra manera – de la mano del Indio Solari.

Las letras son consecuentes con la pluma del autor y milagrosamente, la música no tanto. La música mutó, creció y se disparó hacia otros lados donde antes había estado sólo por momentos. Solari hizo lo que quiso hacer pese a la resistencia que podía generar y antes de que el disco salga a la calle algunos de los temas de esta nueva obra ya eran sumados como “clásicos”. Hubo que esperar un año para la primer misa que lo único que hizo fue confirmar que la esencia estaba intacta, porque no es sólo la letra sino que es la sumatoria del todo: las letras, la música y los arreglos, los músicos que lo acompañan, la gente que peregrina hasta donde sea, el silencio mediático del Indio y sus elegidas catarsis en la rock and pop, el show que monta e incluso la lista de temas que elige para tocar. Nada cambió aunque nada es igual.

Hace años que se sabe lo poco que este buen hombre puede andar por las calles debido al acoso que recibe siempre, no obstante tiene la capacidad de reflejar la realidad con una sensibilidad que preocupa porque ¿qué le pasa al resto del mundo que no puede acusar el recibo de lo que vive día a día el resto de los mortales? No se sabe cómo pero Solari lo ve y lo cuenta, y lo grita, y lo susurra. Quizás todo se reduzca a que es un artista que se detiene frente al momento en que vive, se queda quieto y lo escribe y después “se esconde” para intentar vivir una vida lo más libre que pueda pese a no tener la libertad para andar por ahí.

Desde el 2005 hasta la fecha hizo 12 shows de la mano de los Fundamentalistas a los que asistieron entre 50.000 y 120.000 personas en cada ocasión, que a su vez representa un ingreso importante de dinero para los vecinos que reciben a las hordas solaristas y en todos estos años ninguno de los periodistas que llegaron a él lograron penetrarlo, desnudarlo, contarle al lector algo que permita ver al hombre que hay detrás. Paradójicamente el mejor resultado lo obtuvo la gente del colectivo “La Garganta Poderosa”, que desde la simpleza pero con gran rigor periodístico nos mostraron a un tipo que se enoja, que putea, que habla de su familia y que no tiene reparos en decir lo que piensa, ni de él ni de otros. Faltaba que alguien sensible se lo pregunte nomás.

El año se cierra en Tandil, el 3 de diciembre, en donde se espera que la lista de temas cambie un poco (los últimos recitales fue igual), que suenen algunos rocanroles del país y que el Indio se despida con la promesa de la próxima fecha, que según manifestó llegará con disco nuevo.-

Peregrinación hacia el Eusebio Mansilla

El sábado 3 de septiembre se celebró la misa India que estaba prevista para el pasado 28 de mayo pero que fue cancelada debido al fatal desenlace que una bengala produjo en abril durante un recital de La Renga en La Plata

Al igual que en todos los conciertos que ofrece Solari, miles de personas fueron llegando a Junín desde varios días antes de show, la capacidad hotelera de la localidad asi como las aledañas fue superada y miles de carpas coparon los campins e incluso los jardines de algunas casas particulares.

Llegaban en autos, combis, micros escolares y de larga distancia. El sábado a las 8 AM “El Mundo de Rock” salió desde Constitución, Mataderos, Banfield y San Isidro con 1500 personas. Tal como lo hacen siempre ofrecieron su clásico asado esta vez en el Club Rivadavia de Junín. Así la tarde transcurría con la panza contenta y la compañía de una banda que hizo algunos couvers ricoteros. La hora de la ceremonia se acercaba.

Todo se fue produciendo sin mayores inconvenientes, el único quizás, fue la eterna caminata que los peregrinos debieron hacer para llegar al Autódromo  y que en algunos casos superó los 5 km pero este inconveniente también le dio un toque más místico: era una verdadera peregrinación con feligreses de todos lados caminado sin cesar para llegar al templo elegido para esta Misa.

Llegaban al recital ya con las piernas cansadas pero el agotamiento  se esfumó cuando pasadas las 22 hs se apagaron las luces y una voz en off presentó a Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. “Todos a los botes”,  del disco “El perfume de la tempestad” fue el tema elegido para dar comienzo a la ceremonia ante más de 120.000 personas (algunas fuentes afirman que llegaron a ser 150.000).

Pese a la inmensidad del lugar el sonido logro no perderse y la banda sonó increíblemente bien.

El Indio agradeció la presencia de tantos y  antes de cantar  la “Virgen de la Virgencita” pidió: “Cuiden a las pibitas en sus barrios, la prostitución es una elección de los adultos”.

Fueron casi dos horas y media de show con dos pequeños intervalos y sonaron 27 canciones que conformaron a todos, desde los viejos ricoteros hasta los nuevos Solaristas.  Temas como “La hija del Fletero”, “Vamos las bandas”, “Ñan fri frufi frali fru”,  ”Nadie es perfecto” y “Mariposa Pontiac” hicieron vibrar a la ciudad entera; “Juguetes perdidos” sonó más lenta y terminó con el Indio recitándola. De lo más nuevo se destacó “Flight 956”, “Pabellón séptimo”, “El tesoro de los inocentes”, “Martinis y tafiroles”  ¿El cierre? Y si, “JI,JI, JI” con el pogo más grande del mundo.

Tal cual lo había pedido el mismo Indio Solari, el público entendió e hizo caso omiso: No hubo bengalas. Este recital, al igual que la gran mayoría de los que ofrece El Indio fue una verdadera fiesta. Los esqueletos de miles llegaron hasta Junin que se tiñó del rock and roll del país. Una vez más esta tribu copo un nuevo pueblo de Argentina.

El Indio Solari junto a Gaspar Benegas y Baltasar Comotto en guitarras, Marcelo Torres en bajo, Hernán Arramberri en batería, Alejo von der Pahlen en saxo y Ervin Stutz en trompeta y trombón (Los Fundamentalistas) ofrecieron un concierto brillante que dejó a todos contentos.

Sólo queda esperar que llegue al boca en boca la fecha del próximo encuentro. Las bandas aguardan con las cienes ardientes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

VAMOS LAS BANDAS, A JUNIN

El recital no se suspende pese a los intentos de algunos consejales de Junín. Autoridades de ese Municipio afirmaron que la fecha prevista se respetará.

 

Desde hace un par de días varios medios levantaron la noticia que habla sobre una posible suspensión del recital del Indio Solari en Junin (a 260 km de la Ciudad de Bs As), el próximo 28 de mayo. La discusión surge a partir de los dichos de concejales opositores al gobierno local que plantearon la situación  como “un desborde absoluto y total”. Lo cierto es que, hasta ahora, el show sigue en pie: “la realización del recital favorecerá no sólo el posicionamiento de la ciudad a nivel nacional, sino además el gasto por parte de los espectadores que se alojarán en Junín” dijo Javier Gabrielli, jefe de prensa del Municipio de Junín.

Según el titular del bloque de concejales del MID, Ricardo Petraglia,  la ciudad “no está preparada para un recital así” y el hincapié es puesto en la poca capacidad hotelera (3.500 plazas) y la distancia que existe entre el autódromo regional “Eusebio Marcilla” y la ciudad, que es aproximadamente 11 km. No obstante  para Gabrielli “esa distancia no representa ninguna amenaza. Así las cosas pareciera algo poco seguro teniendo en cuenta la cantidad de personas que siguen al músico a lo largo y ancho del país. Sin embargo el último recital del 2010 en Tandil demuestra otra cosa: arribaron 100.000 personas y se no se produjeron incidentes serios, de hecho se reportaron en el hospital de la zona 35 casos de asistencia médica; el día anterior al show ya había en la ciudad 40.000 “ricoteros”. Según un cálculo estimativo que hizo el gobierno de Tandil los fieles al Indio gastaron entre 250 y 300 pesos diarios sin contar la entrada al show. El secretario de gobierno de Tandil, Matias Civale, en dialogo con Ideas Libres manifestó: “El recital de noviembre generó un beneficio en el territorio para todos y nos sirvió de ventana para el resto del país”, también sostuvo que es fundamental preparar bien las calles y los accesos. Otro dato a tener en cuenta es la posibilidad a la que acceden todos vecinos de las ciudades donde se dan estos tipos de espectáculos porque permite “un ingreso de dinero extra a través de diferentes tipos de puestos”. Con respecto al perfil de las personas que siguen a Solari  los concejales opositores de Junín debieran quedarse un poco más tranquilos ya que verán de todo, en el sentido más literal de la palabra. Habrá quienes llegan y después del recital se van, están los que irán varios días y aprovecharan para conocer el municipio; muchos se hospedaran en el camping y otros en hoteles, de hecho en Tandil se ocuparon todas las plazas hoteleras, incluso de los hoteles 5 estrellas. Un negocio redondo, con ganancias para todos. Otro dato importante que evitó seguramente varios accidentes en Tandil tiene que ver con que el gobierno local hizo un control exhaustivo sobre la  venta de bebidas en envase de vidrio.

Gabrielli, jefe de prensa de Junín, informó a Ideas Libres que “habrá dos tipos de acceso a fin de mejorar la movilidad de los vehículos: uno para autos y peatones y otro distinto para combis y micros. En las inmediaciones del autodromo habrá puestos sanitarios como así también en la Laguna de Gómez que tiene unas 250 hectáreas”. Para el gobierno juninense es una gran oportunidad para que miles conozcan  el municipio y también los aledaños, dado que Chacabuco  también se verá  beneficiada.

El 28 de mayo Junín se prepara para recibir a  80.000 personas. “La desconcentración será por una ruta pavimentada con acceso exclusivo para quienes hayan ido al recital – dijo Gabrielli – por lo que no debieran surgir mayores inconvenientes”.

Tanto Javier Gabrielli  como Matias Civale  sostuvieron que “Trabajar con los productores del Indio es sinónimo de garantías” razón esta por la que miles de personas podrán disfrutar muy pronto  de la voz del Indio junto a su banda  Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

 

Información Turística

Dirección de Turismo de Junín:

Roque S. Peña 143
Te. 54 . 2362 . 631622
Tel/Fax. 54 . 2362 . 444112 turismo@junin.gob.ar

Secretaría de Cultura de Chacabuco:

Moreno 178
Te. 54 . 2352 . 430591

“De los Convalecientes para los Sonados”

El sábado 26 de marzo el Indio Solari junto a los Fundamentalistas del Aire Acondicionado ofrecieron un nuevo show en la capital salteña, en el estadio Martearena, el mismo escenario que los recibió en 2009.

Desde varios días antes las calles salteñas se tiñeron de rock and roll con la llegada de miles de fieles que siguen al Indio “a donde sea”. El feriado ayudó a que muchos se tomen algunos días para recorrer esta bella provincia y también las vecinas (Jujuy y Tucumán). La capacidad hotelera fue otra vez desbordada y de la misma manera los campings , incluso hasta hubo quienes consiguieron hospedarse en habitaciones de casas particulares. Así, a medida que el sábado se aproximaba cientos de micros buscaban donde estacionar para volver a partir después del recital. Las banderas ricoteras en el Cerro San Bernando, en el San Lorenzo (abajo, en el medio y hasta en el mirador), en las plazas; tonadas de todo el país y de países limitrofes;  Patricio Rey sonando en las casas y en los autos; remeras de antes y de ahora; pibes chicos que nunca vieron a Los Redondes, tipos grandes que recuerdan Huracán; familias enteras siguiendo el ritual ricotero. Fuerte, anacrónico e intergeneracional.
Esta vez fueron más de 42.000 almas las que vieron y escucharon al Indio en un recital que sonó bien y que fue prolijo. La lista de temas fue conformada con 13 canciones de los redondos y 13 del Indio solista. Mitad y mitad. Salomónico el asunto, aunque hay que decir que los “viejos ricoteros” siguen siendo mayoría y entonces quizás, y sólo quizás, por eso dio la sensación que le faltó movimiento a la gente. También hay que decir que el último recital del 2010 en Tandil fue trascendente e innovador y eso lo hace medio insuperable. No obstante en el Martearena vimos todos un gran show.
El arranque fue con “Todos a los botes” y las perlas tuvieron que ver con el buen humor del Indio, quien dedicó “Un Angel para tu Soledad” a los que hicieron más de 1600 km para estar ahí. También hizo una importante mención al día de la memoria (24 de marzo) que fue el pie de “Queso Ruso”, para mi uno de los mejores momentos de la noche. “Juguetes Perdidos” sonó distinta, más lenta pero cargada de la misma adrenalina inevitable que su letra transmite. “El regreso de Mao” fue el mimo para los nostalgicos, un inédito que el Indio reflotó en Tandil. Un himno casi para la vieja escuela ricotera. De los últimos discos como solistas lo mejor recibido fue “El tesoro de los Inocentes”; “Todos a los Botes”y “Por qué será que dios no me quiere” ¿El cierre? Y si, el pogo más grande del mundo: “Jijiji” y como broche el anuncio de la próxima fecha, 28 de mayo en Junín, provincia de Buenos Aires.

Ahora bien ¿qué me pareció a mi? Qué el Indio sigue siendo el único que logra juntar tantas tribus distintas con todo lo que implica eso. Este músico que ya pasó los 60 años me hizo emocionar una vez más igual que cuando a los 16 me fui a Santa Fe a ver a los Redondos. Volví a ese estado por 2 horas (y un par más también). Yo me jacto de haber estado en el último recital del día de los inocentes, aquel 28 de diciembre de 1996 en cancha de Colón y desde ahí y hasta el Chateu Carreras (Cordoba 2001) siempre fiel. Después el Indio se fue por un lado y Skay, con la Negra Poly, hacia otro distinto y de esta forma los Redondos no existían más. Hasta que un buen día apareció el Indio Solari con Los Fundamentalistas y en noviembre de 2005 llenó el estadio Ciudad de La Plata con la presentación de “El tesoro de los Inocentes (bingo fuel)”. Mi vida ya era otra pero fui. Y después no fui más. Compré todos los discos, casi como un deber cívico pero no fui más. Veía pasar las banderas, leía el agite generado ante una nueva misa pero no podía ir (o ya no me animaba).
Anunciaron Tandil y salí corriendo a buscar hospedaje y entradas. Volví a las rutas. Mi esqueleto volvió a sentir esa cosa que sólo en este marco me aparece. Y en Tandil me sentí plena.

Salta fue distinto, más parecido quizás a lo que era cuando era chica, al menos así lo viví yo. Caras nuevas, caras de antes, grandes y chicos. Es muy movilizador lo que este hombre con su poesía y voz genera en tantas, santísimas personas.
Debo decir también que estos muchachos, Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado (Gaspar Benegas y Baltasar Comotto, Marcelo Torres, Hernán Arramberri, Alejo von der Pahlen y Ervin Stutz) son unos músicos increíbles, dotados de un talento que acompaña e incluso a veces supera al propio Solari.
El Indio es la representación del rock and roll del país y casi una religión para miles de fieles y este año, en forma inédita, nos prepara varias misas.

Fotos: Jimena Riveros

A %d blogueros les gusta esto: