Cuba ante Comité de Derechos del Niño en Ginebra

Informe de Cuba 08 de Junio de 2011 / Fuente: Minrex

Cuba reafirmó su compromiso permanente con la aplicación del Convenio de los Derechos del Niño, durante la presentación de su informe ante el organismo de Naciones Unidas encargado del tema.
A continuación el texto íntegro del informe leído en la 57 sesión del Comité de Derechos del Niño por el viceministro cubano de Relaciones Exteriores Abelardo Moreno.

Señor Presidente:

Distinguidos miembros del Comité:

Tengo el honor de presentar, en nombre de mi gobierno, el informe de Cuba en virtud de la Convención de los Derechos del Niño, ocasión que aprovecho ante todo para reafirmar el compromiso permanente de mi país con la aplicación de este importante instrumento.
Este documento que sometemos a la consideración del Comité es el resultado de un proceso amplio y participativo de consultas que involucró a numerosas instituciones gubernamentales y estatales, al Parlamento, a organizaciones no gubernamentales y a otras instituciones cubanas que, de conjunto, realizaron una evaluación objetiva de la aplicación y el cumplimiento de los postulados de la Convención.
Destacamos que en este ejercicio un papel fundamental correspondió a las organizaciones que integran a los niños, niñas y adolescentes en Cuba, que fueron protagonistas en este proceso.

Señor Presidente:

Cuba es Estado Parte de este trascendental instrumento desde el 21 de agosto de 1991. Sin embargo, las políticas, acciones y programas en favor de la infancia y la adolescencia comenzaron a aplicarse desde el propio triunfo de la Revolución Cubana en 1959, antecediendo en más de 30 años a la propia Convención.
Las profundas transformaciones económicas, políticas y sociales emprendidas a partir de ese momento, hicieron posible la erradicación de las injusticias estructurales heredadas de la dominación colonial y neocolonial, en la que la amplia mayoría de los niños, niñas y adolescentes sufría los embates de la pobreza, el hambre, el analfabetismo, la insalubridad y la discriminación, problemas que hoy son solo un mal recuerdo en las páginas de nuestra historia.
Gracias a la voluntad política y los esfuerzos del gobierno cubano, la promoción y protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes pasó a ser un tema de máxima prioridad, concediéndosele un tratamiento integral, sistemático y multi-institucional.
Mucho se ha avanzado desde entonces, no solo en materia de legislación e institucionalidad efectivas, sino también, y principalmente, en la aplicación práctica y la universalización del disfrute de todos los derechos contemplados en la Convención por todos los niños, niñas y adolescentes, sin distinción.
Ello no significa que estemos satisfechos con lo logrado. Estamos concientes de que aún hay mucho por hacer y se trabaja en esa dirección.
La armonización de la edad para los diferentes actos jurídicos en nuestra legislación continúa siendo un tema aún no resuelto. Si bien la ley establece que la mayoría de edad civil se alcanza a los 18 años, este límite no aplica para el ejercicio de todos los actos jurídicos. La Declaración formulada por Cuba en relación con el artículo 1 en el momento de la ratificación de la Convención es un reflejo de esta situación. Actualmente se realizan grandes esfuerzos para atemperar la legislación nacional con los postulados de la Convención en cuanto al patrón de edad aplicable. Sin embargo, existen tradiciones y realidades históricas y sociales que no pueden ser obviadas. Este proceso requiere amplias consultas y construir consensos, en lo que estamos empeñados.
La cuestión de los datos estadísticos aún no logra satisfacer el elevado nivel de detalles que exige el Comité, si bien los avances son notables con respecto a nuestro informe anterior. Cuba cuenta con una Oficina Nacional de Estadísticas que propone y ejecuta la política estatal en la materia. Por Acuerdo del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, de septiembre del 2009, se integró el trabajo estadístico del país en un sistema eficiente, el Sistema Estadístico Nacional, que ha permitido brindar la información oportuna y veraz sobre la realidad cubana. Mediante un proyecto conjunto con UNICEF, se introdujo una aplicación informática denominada Una mirada en cifras a la infancia y la adolescencia en Cuba, para sustentar y sistematizar, con fácil acceso, los datos relacionados con los niños, niñas y adolescentes.

Sr. Presidente:

El tiempo transcurrido desde la presentación de nuestro anterior informe constituye un motivo de insatisfacción. Sin embargo, la ausencia de este escenario no significa que no se hayan continuado los esfuerzos y las acciones para potenciar cada vez más el disfrute de los derechos de la infancia y la adolescencia.
En el año 2004, Cuba adoptó su Plan Nacional de Acción en favor de la Infancia y la Adolescencia para el período 2004 – 2010, dando así cumplimiento a los compromisos recogidos en el documento Un mundo apropiado para los niños y las niñas, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como resultado de la Cumbre Mundial de la Infancia, celebrada en 2002.
A partir del año 2000 se comenzó a implementar en el país un acuerdo de cooperación entre el UNICEF y el Gobierno de Cuba, denominado “Proyecto de Divulgación de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia”, diseñado para ampliar la cultura jurídica de la población a través de la promoción y divulgación de los derechos de la infancia y adolescencia, así como la capacitación en esa materia.
Para ello, se crearon 16 Centros de Referencia de la Niñez y la Adolescencia, uno a nivel nacional, tres regionales y doce provinciales, y se constituyeron Equipos Técnicos multisectoriales e interdisciplinarios a diversos niveles.
A nivel nacional se han desarrollado otros muchos programas y acciones, varios de ellos con la cooperación de agencias y fondos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales; así como con Organizaciones No Gubernamentales e instituciones de diferentes países.
Cuba ha continuado demostrando su compromiso con la promoción y protección de los derechos humanos, asumiendo nuevas obligaciones derivadas de los tratados internacionales en la materia. Nuestro país ha ratificado varios de estos instrumentos, entre los que se destacan los Protocolos facultativos de la Convención de los Derechos del Niño relativos a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía (2001) y la participación de niños en los conflictos armados (2007), el Convenio relativo a la protección al niño y la cooperación en materia de adopción Internacional (2007), la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas (2009), la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (2007) y la Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Trasnacional Organizado (2007).
Otros importantes instrumentos, en particular el Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y el Protocolo sobre la trata de personas, se encuentran transitando por los procesos de estudio, consultas y conciliación establecidos constitucionalmente con vista a su posible ratificación.

Sr. Presidente:

El derecho a la vida, a la supervivencia y el desarrollo está en correspondencia con la prioridad que el Estado cubano otorga a la protección de la infancia y la adolescencia, y se sustenta en la concepción humanista de la Revolución Cubana que promueve la construcción de una sociedad sin discriminación ni exclusión, que garantice a todos la igualdad de derechos y oportunidades.
La existencia de un sistema nacional de salud totalmente gratuito y de reconocida calidad, y el carácter universal e igualmente gratuito de la educación en todos los niveles de enseñanza, constituyen pilares esenciales en la materialización de estos principios.

Más del 50% de los gastos corrientes del presupuesto estatal se destinan a salud, educación, asistencia, seguridad social y cultura. Baste decir que los gastos dedicados a servicios educacionales se han multiplicado por 3,4 veces desde el año 2000 al 2009 y representan, en este último año el 19,4 % de los gastos totales del país.
Los resultados en la práctica hablan por sí solos.
La Tasa de Mortalidad Infantil en Cuba que a finales de los años 90 era de 7.9 por cada 1000 nacidos vivos, en el 2010 representó el 4,5 por igual número de nacimientos, destacándose un registro de cero mortalidad infantil en 21 municipios del país. Este índice también ha reportado una tendencia decreciente en el caso menores de 5 años de edad, disminuyendo de 8,1 por mil nacidos vivos en el 2002 a 5,7 en el 2010.
A los infantes se les aplican 10 tipos de vacunas que los protegen contra 13 enfermedades trasmisibles. En el país se ha logrado eliminar 6 enfermedades prevenibles por vacunas.
Cuba ha sobrepasado con creces los 6 objetivos del Programa Educación para Todos de la UNESCO, y ha cumplido plenamente las metas 3 y 4 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
La matrícula total en las edades de 0 a 6 años representa el 99,5 % de la población infantil en ese rango, que recibe atención educativa por alguna de las vías establecidas en la política educacional, a saber, 18 % en los Círculos Infantiles, 15% en las aulas de preescolar de las escuelas primarias y el 66,8% a través del Programa Educa a tu Hijo .
La escolarización en el grupo de edades de 6 a 11 años, que se corresponde con la enseñanza primaria, es prácticamente del 100%, mientras que en el rango de 6 a 14 años, que se enmarca en la educación básica de 9 grados, rebasa el 99%.
La educación para niñas, niños y adolescentes con necesidades educativas especiales alcanza una cobertura del 100%. Actualmente existen en todo el territorio nacional 396 escuelas especiales, con excelentes programas educativos, que potencian en los últimos años escolares la orientación vocacional, lo que ha propiciado que cada vez un número más elevado de estudiantes cursen estudios superiores. En el curso escolar 2009-2010, la educación especial ha contado con una matrícula de 41.146 alumnos y alumnas dentro de las edades de 0 a 21 años.
El país cuenta con 203 Centros de Diagnóstico y Orientación, con 1.327 profesionales dedicados a la evaluación de los alumnos con necesidades educativas especiales.
El 100% de la población cubana goza de la protección social, que se garantiza a través del Sistema de Seguridad y Asistencia Social, incluyendo al sector infantil.

Cuba dispone de un sólido ordenamiento jurídico e institucional para la protección de los niños, niñas y adolescentes de la violencia, abusos de todo tipo, malos tratos o discriminación, al que se adicionan los programas de prevención y de atención y rehabilitación de las víctimas de tales manifestaciones.
Según datos del Estado Mundial de la Infancia en el 2011, alrededor de 150 millones de niños y niñas de 5 a 14 años trabajan actualmente. Según datos de esa misma publicación en el 2006, se calcula que la trata afecta a alrededor de 1,2 millones de niños y niñas todos los años. Ninguno de ellos vive en Cuba. En Cuba no existen niños de la calle , ni explotación económica de los niños, ni trabajo infantil.

Sr. Presidente:

La obra de la Revolución Cubana ha sido posible a pesar de la existencia de colosales obstáculos. El bloqueo económico, comercial y financiero, las agresiones y actos terroristas, y la política permanente de hostilidad anticubana de sucesivas administraciones estadounidenses, constituyen los más grave y de mayor impacto negativo.
Desde su imposición hace más de cincuenta años hasta diciembre del 2009, el daño económico directo causado al pueblo cubano por la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero superaba los 750 mil millones de dólares al valor actual de esa moneda. Las víctimas principales de esa genocida política son nuestros niños, niñas y adolescentes.
A pesar de ello, y sin pretendernos perfectos, la firme voluntad política, el empeño y los esfuerzos del Gobierno y el pueblo cubanos, han permitido avances significativos a favor de nuestra infancia.
En esas difíciles circunstancias no sólo hemos obtenido importantes logros para Cuba. Hemos compartido lo que tenemos y no lo que nos sobra, cooperando solidariamente con la realización de los derechos humanos, en particular la salud y la educación, de otros pueblos del mundo, beneficiando en primer lugar a decenas de miles de niños, niñas y adolescentes, fundamentalmente de los grupos más desfavorecidos.

Desde el año 1961 hasta diciembre del 2010 la cooperación cubana en el exterior ha contado con la participación de más 513 mil colaboradores en 157 países. De ellos, más de 255 mil han sido profesionales y técnicos de la salud, en 104 naciones. En la actualidad, alrededor de 57 mil colaboradores cubanos prestan sus servicios en 98 países y 4 territorios de ultramar. De ellos, el 69 % lo hacen en el sector de la salud, el 5% en la educación y el 12% en el deporte.
La Operación Milagro, un programa solidario de cirugía oftalmológica, ha permitido recuperar la visión a más de 2 millones de pacientes desde julio del 2004 hasta diciembre del 2010. Métodos desarrollados por expertos cubanos, como el programa Yo sí puedo, han sido de gran utilidad para la alfabetización de millones de personas. Hasta la fecha, se han alfabetizado con este método más de 5 millones de personas. Actualmente, el programa se ejecuta en 29 países, y se encuentran recibiendo clases más de 1 millón de personas.
Desde el año 1961 hasta el curso 2008-2009, se han graduado en Cuba 55 188 estudiantes procedentes de 135 países y 4 territorios de ultramar. En estos momentos se encuentran estudiando en nuestro país alrededor de 26 mil jóvenes, entre los que se incluyen 15.910 latinoamericanos, 2.926 caribeños y 2.520 africanos. La mayoría de ellos, cerca de 22 mil estudian carreras de medicina, mientras que otros aprenden en los sectores de la educación, cultura y el deporte.
Los programas de estudio Psicosocial, Pedagógico y Clínico Genético de personas con discapacidad en varios países de nuestra región han permitido evaluar a más de 2 millones de personas, incluyendo niños, niñas y adolescentes, propiciando la identificación de sus necesidades a fin de aportarles la ayuda que requieren.
El Programa cubano de atención a niños y niñas víctimas del accidente de Chernóbil, es otro ejemplo de cooperación internacional que demuestra el carácter profundamente humanitario de nuestra Revolución. Este ha sido un proyecto de atención médica integral, masivo y gratuito concebido para rehabilitar a los afectados por el accidente de la Central Electronuclear de Chernobil, el 26 de abril de 1986. El programa ha cumplido 21 años y 25.392 personas afectadas de varios países han sido atendidas en Cuba. Más de 300 niños y niñas han sido intervenidos quirúrgicamente en nuestro país.

Sr. Presidente, distinguidos miembros del Comité, comprendemos que son muchos los temas que no hemos podido abordar, pero no queremos abusar del tiempo del que disponemos. Para concluir, permítanme agradecer la posibilidad de establecer este diálogo, que esperamos nos ayude a continuar perfeccionando nuestro proyecto en aras de fomentar cada día más el disfrute de todos los derechos por nuestros niños, niñas y adolescentes.

Muchas gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: