Conviviendo (en la Ciudad de Bs As)

CADA UNO DE NOSOTROS, SOLO, NO VALE NADA

¿Qué es lo que pasa que resulta tan difícil ver que no somos los únicos que viajamos en subte, en colectivo, manejamos, somos peatones, entramos a comercios y salimos de ellos? Hay códigos de convivencia que ya casi nadie respeta y hace que el día a día tenga una dosis extra de locura para todos. Vamos con los ejemplos: en las estaciones de subte antes de subir debemos esperar a que los que están dentro bajen. No es más rápido ni se gana tiempo intentando ingresar mientras otros se tienen que bajar; cuando se sube una persona con un niño en brazos, una persona con algún tipo de incapacidad física y/o un adulto mayor, hay que ceder el asiento. El objetivo de esto es evitar un posible accidente; si vamos caminando rápido y chocamos con alguien no está demás decir: “Uy, perdon”, o antes de eso pedir permiso para pasar. El saludo (hola, buen día, buenas tarde, etc.) es otra cosa que está en extinción y ni hablar de la senda peatonal en las esquinas. Aca hay dos posiciones diferentes: por un lado los automovilistas que deben pensar que las “cebras” son parte de un dibujo indescifrable y que las esquinas están hechas para vaya a saber que cosa, entonces si el semáforo se pone en rojo frenan (en el mejor de los casos) donde les parece y asi los peatones deben hacer muchas veces malabares para poder cruzar por las esquinas (¡!) y del otro lado tenemos a otros peatones que cruzan por mitad de cuadra, sin respetar nunca un semáforo y logran generar importantes sustos en conductores que vienen respetando las reglas de tránsito y no esperan encontrar una persona en cualquier momento y lugar.
Ojo también hay mucha gente que intenta respetar las normas básicas de convivencia pero lo anterior expuesto es tan alienante que no es tan difícil de pensar que en varios puntos se produzcan sucesos como los relatados en la película “Un día de furia”. Lo cierto es que no es fácil salir a la calle y encontrarte con esto de lo que sin querer somos todos, en parte, responsables.
Propongo mirar para adentro y pensar en el resto del mundo como parte del mismo mundo de cada uno; no somos tan distintos, ni estamos tan lejos. Ser mas concientes que ese otro (al que llevamos por delante, no le cedemos el asiento, no dejamos pasar, no reconocemos) podemos ser nosotros mismos. Intentemos ser siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo.

Jimena Riveros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: