“De los Convalecientes para los Sonados”

El sábado 26 de marzo el Indio Solari junto a los Fundamentalistas del Aire Acondicionado ofrecieron un nuevo show en la capital salteña, en el estadio Martearena, el mismo escenario que los recibió en 2009.

Desde varios días antes las calles salteñas se tiñeron de rock and roll con la llegada de miles de fieles que siguen al Indio “a donde sea”. El feriado ayudó a que muchos se tomen algunos días para recorrer esta bella provincia y también las vecinas (Jujuy y Tucumán). La capacidad hotelera fue otra vez desbordada y de la misma manera los campings , incluso hasta hubo quienes consiguieron hospedarse en habitaciones de casas particulares. Así, a medida que el sábado se aproximaba cientos de micros buscaban donde estacionar para volver a partir después del recital. Las banderas ricoteras en el Cerro San Bernando, en el San Lorenzo (abajo, en el medio y hasta en el mirador), en las plazas; tonadas de todo el país y de países limitrofes;  Patricio Rey sonando en las casas y en los autos; remeras de antes y de ahora; pibes chicos que nunca vieron a Los Redondes, tipos grandes que recuerdan Huracán; familias enteras siguiendo el ritual ricotero. Fuerte, anacrónico e intergeneracional.
Esta vez fueron más de 42.000 almas las que vieron y escucharon al Indio en un recital que sonó bien y que fue prolijo. La lista de temas fue conformada con 13 canciones de los redondos y 13 del Indio solista. Mitad y mitad. Salomónico el asunto, aunque hay que decir que los “viejos ricoteros” siguen siendo mayoría y entonces quizás, y sólo quizás, por eso dio la sensación que le faltó movimiento a la gente. También hay que decir que el último recital del 2010 en Tandil fue trascendente e innovador y eso lo hace medio insuperable. No obstante en el Martearena vimos todos un gran show.
El arranque fue con “Todos a los botes” y las perlas tuvieron que ver con el buen humor del Indio, quien dedicó “Un Angel para tu Soledad” a los que hicieron más de 1600 km para estar ahí. También hizo una importante mención al día de la memoria (24 de marzo) que fue el pie de “Queso Ruso”, para mi uno de los mejores momentos de la noche. “Juguetes Perdidos” sonó distinta, más lenta pero cargada de la misma adrenalina inevitable que su letra transmite. “El regreso de Mao” fue el mimo para los nostalgicos, un inédito que el Indio reflotó en Tandil. Un himno casi para la vieja escuela ricotera. De los últimos discos como solistas lo mejor recibido fue “El tesoro de los Inocentes”; “Todos a los Botes”y “Por qué será que dios no me quiere” ¿El cierre? Y si, el pogo más grande del mundo: “Jijiji” y como broche el anuncio de la próxima fecha, 28 de mayo en Junín, provincia de Buenos Aires.

Ahora bien ¿qué me pareció a mi? Qué el Indio sigue siendo el único que logra juntar tantas tribus distintas con todo lo que implica eso. Este músico que ya pasó los 60 años me hizo emocionar una vez más igual que cuando a los 16 me fui a Santa Fe a ver a los Redondos. Volví a ese estado por 2 horas (y un par más también). Yo me jacto de haber estado en el último recital del día de los inocentes, aquel 28 de diciembre de 1996 en cancha de Colón y desde ahí y hasta el Chateu Carreras (Cordoba 2001) siempre fiel. Después el Indio se fue por un lado y Skay, con la Negra Poly, hacia otro distinto y de esta forma los Redondos no existían más. Hasta que un buen día apareció el Indio Solari con Los Fundamentalistas y en noviembre de 2005 llenó el estadio Ciudad de La Plata con la presentación de “El tesoro de los Inocentes (bingo fuel)”. Mi vida ya era otra pero fui. Y después no fui más. Compré todos los discos, casi como un deber cívico pero no fui más. Veía pasar las banderas, leía el agite generado ante una nueva misa pero no podía ir (o ya no me animaba).
Anunciaron Tandil y salí corriendo a buscar hospedaje y entradas. Volví a las rutas. Mi esqueleto volvió a sentir esa cosa que sólo en este marco me aparece. Y en Tandil me sentí plena.

Salta fue distinto, más parecido quizás a lo que era cuando era chica, al menos así lo viví yo. Caras nuevas, caras de antes, grandes y chicos. Es muy movilizador lo que este hombre con su poesía y voz genera en tantas, santísimas personas.
Debo decir también que estos muchachos, Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado (Gaspar Benegas y Baltasar Comotto, Marcelo Torres, Hernán Arramberri, Alejo von der Pahlen y Ervin Stutz) son unos músicos increíbles, dotados de un talento que acompaña e incluso a veces supera al propio Solari.
El Indio es la representación del rock and roll del país y casi una religión para miles de fieles y este año, en forma inédita, nos prepara varias misas.

Fotos: Jimena Riveros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: