Federación de Mujeres Cubanas

UN ESPACIO DE FORMACIÓN Y ORIENTACION PARA TODA LA COMUNIDAD

A través de los años esta organización fue creciendo y continua en permanente desarrollo.  Durante un par de horas Aurora Rodríguez Mora  y Miriam Almanza*, dos de las muchas protagonistas que integran la Federación hablaron sobre su historia, la igualdad de oportunidades para todos, la tercera edad y la educación sexual en Cuba, entre otros temas.

Foto: Jimena Riveros

Jimena Riveros: ¿Cómo surge la Federación?

Aurora Rodríguez Mora: En el año 60 Fidel le dijo a Vilma que era muy necesario agrupar a todas las mujeres. En  aquel momento existían diferentes grupos de mujeres y por la necesidad que tenía la Revolución y  la importancia que tenía para la Revolución la continuidad de armar la organización  él señala que era muy necesario agrupar a las mujeres. Es así que el 23 de agosto de 1960 se constituye la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). En el estatuto consultivo de nuestro gobierno aparece la FMC porque se ha visto que es quien asumió a lo largo de todos estos años la defensa de las mujeres en todos los aspectos.  Nuestro organismo se autofinancia, no recibimos ningún aporte por parte del Gobierno.

J.R.: ¿Cómo se fueron acercando las mujeres a la Federación?

A.R.M.: Eso fue algo impresionante e inolvidable. Mi primera secretaria general de Marianao (que era donde yo vivía) fue Ana Brun y fue ella quien me  convocó. Yo era una muchacha muy joven y además de incorporarme me nombraron secretaria general de esa zona. En los primeros años de la Revolución hicimos muchas cosas y la FMC jugó un rol sumamente importante. Yo recuerdo que mi mamá y yo por las noches, una de las actividades que hacíamos era el cuidado de nuestra cuadra  y la incorporación que tuvimos a las milicias nacional revolucionaria.

J.R.: Los talleres que se dan en la FMC ¿tienen salida laboral?

A.R.M.: Si, nosotras acá trabajamos primero con el diagnóstico de todo el territorio. Después hacemos el plan de acción, que es cómo vamos a responder. En el caso de los programas de adiestramiento, este año (2011) tenemos programados 150 talleres. Sólo esta casa pasan más de 5.000 personas por año.
Por otro lado tenemos una identidad en el territorio y fuera de el, y aunque emitimos un certificado este le sirve para incorporarse a diferentes actividades de salud, educación, servicios, gastronomía, etc. Damos corte y costura, peluquería, barbería, tránsito, cocina, sistema empresarial, masajes, computación, secretariado, sistemas de ventas, etc, pero  la Casa lo que da es orientación: nuestros programas pueden durar de 3 a 6 meses. En el caso de corte y costura salen graduados como costureras, lo que les permite incorporarse en cualquier taller. En estos momentos nos damos cuenta que la Compañera Vilma veía un poco más allá: frente a la realidad que tenemos hoy, el problema económico que tenemos en estos momentos, el trabajo por cuenta propia es una salida y una vía de preparación para nuestras mujeres. Formamos costureras, cocineras, masajistas y realmente ha sido y sigue siendo muy oportuna la preparación que les hemos dado. Estos programas duran 3 meses en el caso de las peluqueras, donde hay hombres y mujeres; el de masajes por ejemplo es por módulos, tiene 7meses. Ya cuando sales estas muy preparado y para nosotras es muy importante porque ahí vienen los mismos médicos, enfermeras, o sea  que también es un sistema de preparación para el personal que le permita poderse incorporar ahora a cualquiera de las actividades que ellos definan hacer o bien perfeccionarse.Foto: Jimena Riveros

J. R.: ¿Qué costo tienen los cursos?

A.R.M.: 25 pesos de moneda nacional por mes y eso nos permite tener los materiales  que los cursos necesitan.

J.R.: ¿Los profesores cobran o es trabajo voluntario?

A.R.M.: No, ellos cobran. Están contratados. Son 22 profesores pero como tenemos una buena matricula es más fácil. Por ejemplo en peluquería tenemos 90 alumnos, en los tres programas que tiene y funcionamos de lunes a domingo. Los sábados a la mañana damos cocina donde hacen la elaboración de diferentes tipo de alimentos y está peluquería y barbería que a veces se pone el servicio a la población y los modelos vienen y el domingo por la tarde se da masajes y peluquería y barbería también.
Esta casa permanece abierta desde las 8  y hasta la 20 todos los días

J.R.: ¿Consideras que la FMC fue creciendo con los años?

A.R.M: Para nosotros en el caso específico de poder evaluar todo el concepto de igualdad lo que hacemos es ver dentro de nuestro territorio cómo ha ido evolucionando independientemente de la participación que hemos tenido en este sentido en el mundo entero. Primero porque hemos podido participar en la Unión Soviética, en China, en Venezuela, Alemania y hemos visto como se han proyectado nuestras mujeres y como Cuba ha demostrado al mundo cual ha sido la incorporación y el accionar de la mujer. Para nosotros en particular que hemos podido evaluar por  mas de 25 años un territorio y hemos visto como fue la incorporación de nuestras mujeres y  cómo sin darnos cuenta los hombres se han ido incorporando a todas las actividades propias de la mujer. Cuando te digo eso me refiero a que en la propia casa es fácil ver a un hombre que  esté cocinando, que esté lavando o llevando al niño al círculo infantil o a la escuela y que comparta la responsabilidad en un momento determinado. Sabemos también que no todo está resuelto pero si vemos que la familia ha ido evolucionando.
Con respecto a la incorporación al  trabajo como tal pudiéramos decir que hay un porcentaje muy alto de mujeres que están incorporadas al trabajo. Esto no sólo ha generado independencia sino que ha dado la posibilidad de compartir los roles tanto del trabajo, del estudio, como de la atención de la familia.

J.R.: ¿Qué representa para vos la FMC?

A.R.M: Para mi ha sido una experiencia muy grande (la FMC). Yo tengo 4 hijos y una de mis hijas que ha sido dirigente igual que yo va a ser secretaria general. Hoy es instructora del Partido y en estos momentos ya la están evaluando para miembro del Buró del Partido.
Este Municipio tiene sus características muy especiales por el alto por ciento de mujeres que están en diferentes cargos de dirección. Ya sea, no solamente en las organizaciones políticas sino además en la salud, educación, servicio, comercio.
Hay que decir también que esta participación es voluntaria no es por asignación: nuestras mujeres son propuestas por nuestro pueblo y ellas deciden si asumir o no esa responsabilidad.
El Municipio Plaza de la Revolución tiene 51 delegadas que representan el 40 % lo que habla de una cifra muy respetable. Ahí queda demostrado cual es la actitud de nuestras mujeres. Miriam Almanza, por ejemplo, es delegada de la Asamblea Provincial y tuvo que someterse a un distrito fuera del ámbito de su área y como tal no solamente por su síntesis biográfica sino por sus condiciones y forma parte de las compañeras que son delegadas de nuestra provincia. Nosotras como organismo que atiende esa candidatura nos sentimos muy orgullosas de todas esas compañeras que asumieron tal responsabilidad.

J.R.: ¿Qué rol tuvo la mujer dentro del proceso revolucionario?

Miriam Almanza: En el asalto al cuartel Moncada se vio la presencia de la mujer y después en la lucha en Sierra Maestra, también. Siempre a la par de los hombres. Vilma Espín fue organizadora en la lucha clandestina y fue una figura muy trascendente. Una mujer que venía de una familia pudiente y sin embargo, entregó todo en la lucha por la independencia, por el desarrollo, por la igualdad de la mujer. La tuvimos a Celia también y así tantas, tantísimas. Es una conciencia de pueblo, una tradición revolucionaria muy fuerte. Nuestro pueblo ha luchado siempre por su libertad porque para nosotros la palabra justicia significa revolución.
La revolución es una gran obra del pueblo y es la materialización de la lucha por ideales supremos.
A.R.M: Fueron muchas las mujeres que tuvieron el privilegio de estar en combate, en la Sierra Maestra. A partir de ese momento el rol de la mujer fue muy importante en las milicias.

J.R.: En América Latina las mujeres están asumiendo un rol político protagónico ¿a que creen que responde esto?

M. A.: Yo creo que habría que identificar los elementos fundamentales, es decir, la lucha de la FMC es por la igualdad de deberes y derechos y la lucha por la justicia social. Es de justicia luchar por esa igualdad y porque la mujer sea tratada igual que a los hombres, que no haya diferencias; que se tenga en cuenta su posibilidad de derecho en relación con su capacidad. Nosotros no vivimos la vida sin una integración y participación plena de la mujer en la sociedad y no solamente lo vemos desde el punto de vista nacional, sino que pensamos que es un tema de género que desborda también  el ámbito nacional. La Federación tiene un gran trabajo internacional, incluso en nuestro continente nosotras funcionamos también con una estructura que es la Federación Democrática Internacional de Mujeres. Ahí tenemos por ejemplo, en Argentina, a una mujer que ha sido un paradigma en lo que refiere a los derechos de la mujer, que es nuestra querida Fanny Edelman, a quien recientemente le celebramos su 90 aniversario y que es una mujer realmente paradigmática y luchadora.
Nosotras apreciamos muy positivamente el proceso de avance de participación de la mujer,  y que en la misma medida en que la mujer se incorpora en la luchas sociales esas luchas  se hacen más fuertes y se hacen más posibles de obtener sus victorias. Vemos con mucha satisfacción que cada día las mujeres desempeñen roles importantes. Vemos con satisfacción como tenemos mujeres al frente de los países, en las presidencias y esto es parte de un proceso muy positivo, justo y necesario y sobre todo, muy natural pero todavía hay que trabajar muchos más en función de la mujer.

J.R: ¿A qué te referís?

M.A.: Por ejemplo todo lo que tiene que ver con la violencia de género. Sabemos que hay determinadas condiciones en la sociedad, de clase, explotación, etc, que hacen más aguda la situación de la violencia de la mujer. Por esto mismo nos incorporamos a todas las luchas por la justicia, por la igualdad de las mujeres y esta ha sido la línea permanente de la Revolución Cubana y que también llevamos al ámbito internacional y es un tema muy social.

J.R.: En esta inclusión que viene desarrollándose desde hace varios años ¿no es posible pensar que el hombre puede llegar a quedar postergado y que con la situación revertida sea el hombre el que pierda derechos?

M.A.: No, porque nuestra lucha es por la igualdad. No es un feminismo a ultranza sino que es la integración social, es que tanto hombre como mujeres, que tanto adultos mayores como jóvenes puedan incorporarse y puedan desempañar un rol y tengan todos, un papel y un rol social. Es una lucha de justicia, que cada quien aporte en función de sus posibilidades, deseos y potencialidades: tanto hombres como mujeres. No es una cuestión de sexo, es una cuestión de derechos e igualdad y esto es una batalla permanente por la justicia dentro de la sociedad. Es que no puede ser un problema de dogma, es que  es un proceso natural que tiene que ver con el desarrollo, con la conciencia, con la preparación y los valores individuales. Es algo que propicia formas de participación superiores, tanto a unos como a otros.
Foto: Jimena Riveros
J.R.: ¿Cómo abordan lo referido a la educación sexual?

A.R.M.: Una de las tareas principales y de responsabilidad que tenemos tiene que ver con el conocimiento de la actividad  o del desarrollo sexual, no solamente en la escuela, en la delegación, en la familia sino integralmente. Inclusive en este municipio nosotros también trabajamos la sexualidad en los adultos mayores porque a veces la propia familia se cree que esa mujer ya terminó. En la sexualidad trabajamos sobre todo en la protección de ese joven. En este sentido trabajamos diferenciadamente a través de la conferencia y la charla. Visitamos las escuelas, las organizaciones de base es algo en lo que tenemos un ejército de brigadistas sanitarios en cada delegación y también tenemos las promotoras de salud conjuntamente con la Dirección Municipal de Salud donde ampliamos ese conocimiento de forma tal que todo el mundo pueda estar preparado o tenga el conocimiento necesario.

J.R.: El aborto en Cuba es legal pero ¿Cuál es la posición ideológica?

A.R.M.: Para nosotros (los cubanos) el aborto no es admitido como un método anticonceptivo sino que está autorizado y se trabaja con la mujer como una necesidad de un momento determinado, pero es legal. Es la mujer quien decide que hacer con su cuerpo pero nuestro foco es la prevención. La mujer sabe y debe saber que será ella la primera afectada con esto y por eso debe prevenirse.

J.R.: Esta revolución supo tener grandes líderes pero la población envejece y con ella estos lideres ¿cómo surgen los nuevos? ¿Los que van a dirigir al país en los próximos tiempos?

A.R.M.: Esa misma es la tarea que tenemos en estos momentos y no por gusto hicimos un acuerdo en nuestro congreso. Allí acordamos el trabajo que tenemos diferenciadamente con los jóvenes, porque ese es el futuro y es la responsabilidad que tenemos: identificar en cada lugar cuáles son las personas más capaces para trabajar. En mi equipo yo soy la de más edad, el resto de las compañeras están por debajo porque precisamente son ellas las que deben asumir. Con esta línea de trabajo es con la que venimos trabajando y ahora mucho más. En la Asamblea  Nacional se ha orientado a trabajar muy fuertemente con los jóvenes con vistas al relevo de nuestra revolución.

J.R.: El momento que está atravesando Cuba ¿cómo afecta a las más jóvenes?

A.R.M.: Participamos desde la preparación y no quisiéramos ser nosotros soñadores ni mucho menos pero la Revolución en estos momentos, como lo ha hecho en todos los momentos, analiza con mucha profundidad las dificultades que pudiéramos tener pero es una revolución que tiene 50 años. Hemos vivido de todo y costó hacer una revolución de análisis económico como hoy tiene el país. Nosotros pensamos que es muy necesario y oportuno y realmente hemos tenido la posibilidad de participar y hemos visto que nuestro pueblo ha sido capaz de poder evaluar y analizar el por qué de la necesidad, en estos momentos, de profundizar más en los análisis económicos y de las medidas que tenemos que ir abordando. Se han evaluado con mucha profundidad todos los subsidios que hemos tenido que tener, la libreta de abastecimiento, etc, pero hemos evaluado también que a lo mejor no vamos a perder esto por perderlo pero si tenemos que defender las conquistas de la Revolución que hemos tenido hasta este mismo momento y trabajar a su vez enérgicamente por terminar con aquellas cosas a las que somos sometidos, como es el caso del Bloqueo y la privación ilegítima de la libertad a nuestros cinco héroes.

J.R.: ¿Cómo es la participación de los Adultos Mayores dentro de la FMC?

A.R.M.: Este municipio es el más envejecido del país y eso nos obliga a tener un programa específico para los Adultos Mayores en coordinación con Salud, Cultura, Deportes y todas las actividades propias que se les pueda dar. Un poco para elevar más su calidad de vida. El municipio funciona con tres esferas fundamentales: una es la esfera de la organización, que tiene que ver con todo el sistema. Es la vida orgánica de la organización; la otra esfera es el trabajo comunitario que tiene que ver con educación, prevención y formación para la mujer y la familia. La otra esfera tiene que ver con toda la parte de divulgación y promoción de la mujer, la parte ideológica. Tiene  que ver con el rescate de la memoria histórica, con todas las tareas de la defensa y bueno para nosotros es de vital importancia toda la actividad política  que se pueda hacer con nuestras mujeres, primero por la responsabilidad que tenemos y participación que tenemos en la defensa de nuestra Revolución, que en estos momentos es de mucha importancia.

M.A.: Muchos que nos ven pueden pensar que somos soñadores (los adultos mayores) y no es eso es que hemos vivido. Vivimos el capitalismo y después la revolución. Nuestro pueblo es revolucionario, hay mucha entrega a los ideales de Martí. La historia de las mujeres cubanas es muy hermosa, el papel que hemos desempeñado… la madre de los Maceo que tuvo más de 10 hijos y todos fueron a la lucha y cuando le trajeron la noticia que tenía un hijo herido, al más pequeño le dijo: “tu empínate para que luches por tu país”.  Y luchó ella  y su marido y toda esa familia. Ese ejemplo dio continuidad.

J.R.: ¿Tienen participación activa las familiares de los Cinco Héroes?

A.R.M: Lógico. Con ellas realizamos diferentes tipos de actividades, encuentros, visitas, recorridos porque es responsabilidad nuestra también denunciar lo que el Imperio hizo con estos cinco cubanos, que están presos en forma injusta y que deben volver a nuestra patria.-

* Aurora Rodriguez Mora tiene 68 años y dentro de la FMC lleva 25 como secretaria general del Municipio de Plaza; es Miembro del secretariado de la provincia de La Habana y Miembro del Comité Nacional.

Miriam Almanza tiene  72 años  y es Miembro del ICAP (Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos); Miembro del Comité Municipal de la Federación de Mujeres Cubanas y Delegada de base y Provincial del Poder Popular de la República de Cuba.

Anuncios

One Response to Federación de Mujeres Cubanas

  1. miriam says:

    Jimena qué belleza, qué bien expuesto y presentado.Te felicito.

    Con mucho cariño

    Miriam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: