Sensaciones Encontradas un 27 de octubre

No pensé que esta ausencia causaría semejante dolor en mi. Atravese el día entre llantos mios, la cara de desconcierto de mi compañero y las preguntasde mis hijos: “¿qué pasó ma?”. Me asomaba a la vereda y veía la desolación de un día de Censo. Nada más. Nada más hasta que nos fuimos a la Plaza. Fuimos porque necesitamos ir a hacer algo que no sabíamos qué. Ir a nuestra Plaza para decir hacia nuestro adentro que estábamos ahí. Muchas cuadras antes, antes incluso del obelisco me conmoví otra vez al ver las caras de angustia en tantos anónimos. Pibes llorando con sus novias, gente suelta no atada a ninguna bandera y también militantes. Militantes peronistas y no, secundarios, universitarios, de organismos de Derechos Humanos, representantes de organizaciones de jubilados, de pueblos originarios, de la comunidad gay… militantes de base y cuadros, y más gente suelta. Me impresionó el dolor de tantos y entendí que era igual al mio. La sensación de que se fue una persona, que mal que le pese a muchos, cambio la historia de nuestro país y trabajó enérgicamente para devolvernos a todos derechos que ya habíamos olvidado que teníamos. Y pienso en Cristina, nuestra presidenta. Se fue su compañero.

Kirchner escribió una página nueva en nuestra historia como país, nos devolvío la imagen de un militante de base en el gobierno, y como si esto fuera poco hizo que cientos de jóvenes vuelvan a militar, a reclamar, a posicionarse. Volvió la política a las calles argentinas de la mano de estos jóvenes y también volvió como consecuencia de medidas que hicieron que todos nos preguntemos “¿qué queremos?”. Y la Ley de Medios y la pelea con el campo, hitos que Nestor Kirchner impulsó y que desenmascaró a tantos. ¡Qué pérdida tan grande la que nos toca!
Me aterra pensar en retroceder (como país) pero después de ver la Plaza siento también orgullo y esperanza en el sentido más literal y poético. Me convencí, me convencieron de que el cambio lo podemos sostener todo.

Escribo y me siento desnuda y expuesta pero es momento de hacernos cargo de lo que pensamos. Hoy también ví a amigos y compañeros que no pudieron entender el dolor de todos nosotros, al punto de minimizar lo que pasó y quitarle rédito a las manifestaciones espontaneas de tantos argentinos y esto es lo que hizo que me posicione más fuerte. No siento verguenza de mi dolor, ni del lazo negro que pusimos en la puerta de mi casa. No siento temor de decir que nunca reivindiqué al peronismo y hoy creo, absolutamente, en este modelo. El kirsherismo me mostró que el cambio era posible y eso me hace más fuerte. Hoy vi a muchos como yo.

Es un día de duelo pero tambíen debe ser un día de reivindicaciones populares. Depende de todos nosotros seguir profundizando el cambio.

¡¡Fuerza País!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: