Las Formas (día del periodista)

La forma de transmitir una noticia fue mutando. La forma de determinar qué es noticia y qué no, también. La forma de construir una noticia carece, en muchos casos, de la clásica estructura (qué, quien, cuando, dónde y porqué). La forma de decir lo que ocurrió está ligada no a las fuentes obtenidas o al hecho en si, sino a los intereses del medio para el que trabajamos. La forma en que nos reconocen no es la que debiera ser, porque si somos periodistas y ejercemos como tal en un medio ¿Por qué nos nuclean como empleados de comercio? La forma en que la sociedad nos mira no transmite orgullo sino duda. Pareciera que no importa lo que investigamos sino a quienes defendemos con lo que decimos o, mejor dicho, con lo que elegimos decir.

Hoy, la forma de hacer periodismo cambió. Los datos duros no forman parte de una bajada o de un título si estos hablan de la cantidad de personas que llenó las calles para festejar el Bicentenario, si en cambio para decir cuanto dinero se invirtió en esos festejos; no resaltan la cantidad de años que lleva el caso de los hijos Noble; no se dice nada de la cantidad de medios de comunicación que se verán beneficiados a partir de la implementación de la nueva ley de medios audiovisual o si surgirán mas y mejores condiciones laborales para los periodistas. Nada de nada. Silencio de radio para estos números. Las formas cambiaron. La forma en que todos nos comunicamos es distinta debido al avance de los medios digitales que obligan a que sea noticia lo que ocurrió en el último minuto. Esto no parece malo pero si tenemos en cuenta que la vertiginosidad de la noticia impide muchas veces una construcción real de esta, ahí la cosa cambia. La necesidad de la noticia actual hace que no se respete el rigor periodístico: la información no se chequea con la cantidad de fuentes necesarias, las notas no tienen estilo, surgen errores gramaticales que asustan a los lectores más tradicionales. Todo esto y mucho más podemos corroborar en cualquier medio digital pero a no desesperar porque podemos cambiar algo. En el medio de todo lo que está pasando, a nivel político y social, deberíamos volver a los orígenes de cada uno de nosotros, mirarnos adentro y ver que encontramos ahí (que si de coherencia se trata debiera ser lo mismo que nos dicta el corazón) para cambiar las formas o reformularlas o bien aceptarlas. Somos periodistas, comunicadores sociales de una realidad que nos fagocita pero que todo el tiempo nos enseña. Se que ustedes, como yo, amamos esta profesión y la elegimos cada día aunque tan cuestionada esté, justamente, la profesionalización. Pero nada de esto nos impide tener los brazos en alto, muy por el contrario el cambio depende en parte de nosotros mismos. Reivindiquemos lo que somos a través de la palabra bien escrita en los medios gráficos, a través de una noticia sonoramente clara y con el mismo rigor, en TV. En resumen: ¡Muy feliz día!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: